Este encuentro está dedicado a profundizar sobre la figura de los padres y su influencia en nuestra vida. Saber como nos ha condicionado nuestra manera de ser, de sentir y de pensar. Dar respuesta a las siguientes preguntas, ¿Cómo he tenido que ser delante de mi padre/madre y cómo no he podido ser?. Si en la familia no se admite o se rechaza las demostraciones afectivas o si me dicen que con ese genio nadie te querrá, por ejemplo, ¿Cómo me afecta y que hago con lo que siento?. De esta forma y desde la terapia Gestalt abordamos las emociones del amor, la rabia, la tristeza o la vergüenza que no pudieron ser vividas en nuestro núcleo familiar y que de alguna manera contínuan afectándonos en nuestra convivencia . Exploraremos aquellos mensajes que nos hemos "tragado" y que hemos hecho nuestros pero que no lo son; mensajes como: “llorar es de débiles”,” tienes que ser perfecta”, “has de ser fuerte” o “tienes que tirar hacía adelante”, etc. Descubriremos en última instancia que SI podemos cambiar sin renunciar a nosotros mismos, y que nuestros padres no lo harán porque no pueden . Arriesgarnos en definitiva a que nos quieran por ser como somos y no como esperan que seamos. El perdón, la autoestima, el amor y la legitimización de nuestros sentimientos formarán parte de nuestra salida más curativa.

De esta manera, podremos entrar en un proceso de paz con lo sucedido y recuperar energía vital para el presente.

Toda una serie de ejercicios, físicos emocionales y psicológicos dirigidos y apoyados por el equipo de terapeutas van a facilitar este proceso.

El trabajo de FFPP está incluido en la Formación para terapeutas Gestalt de la Escuela Quatro.