La práctica de movimiento expresivo facilita la expansión de conciencia a través del trabajo corporal. Cuando abrimos y desbloqueamos nuestro cuerpo transformamos también nuestras estructuras de pensamiento, carácter y relación.

En este taller os proponemos trabajar a partir de un hilo conductor que tiene su raíz en explorar y sentir nuestra capacidad de celebrar. Utilizaremos como siempre el Movimiento Expresivo con sus diferentes instrumentos: la música, el movimiento, el juego, la relajación, la meditación, la expresión, la creatividad, el masaje o la voz.

Parar un momento a celebrar lo que hay nos permite percibir lo que habitualmente no vemos, nos lleva a otra mirada sobre la vida. No es necesario que tengamos algo especial de lo que alegrarnos, basta simplemente con darse cuenta de que estoy aquí y respiro.

Como todos los talleres de Movimiento Expresivo que habitualmente venimos haciendo, esta es una propuesta de partida desde la que cada cual tendrá su propia experiencia. ¡Anímate a vivir la tuya!