¿Quieres superar una separación de pareja? ¿Superar el duelo por la pérdida de ser querido?

¿Desearías mejorar la relación con tu pareja actual? ¿Tener una relación más fluida con alguien importante para ti? Este proceso es útil tanto para mejorar relaciones actuales como para despedirse de las que por algún motivo terminaron. A veces, aunque se tengan claros los sentimientos, no es posible acabar de cerrar una relación porque el vínculo está lleno de asuntos pendientes y emociones negativas: tristeza, enfado, culpa, resentimiento, reproches, baja autoestima o vergüenza. Para quedar completamente en paz es necesario un espacio para liberar estas emociones y hacer una despedida que facilite seguir adelante con confianza, sin cargas o deudas inconscientes.

Cuando la relación sigue presente pero está interferida por problemas de comunicación, malinterpretaciones, diferencias irreconciliables, juicios o acusaciones, este proceso te permite mirar la relación desde un lugar diferente al habitual, encontrar nuevas salidas a los problemas concretos que están afectando a la misma y limpiar el vínculo de lo que está negado para favorecer una relación más fluida con el otro.